Dudas sobre el alcance y autenticidad del sistema Captahuellas venezolano // @RaymondOrta

Abogado Especialista en Tecnologías Gerenciales, Dactiloscopista, Experto Grafotécnico

Una de las propagandas del CNE con el lema “la huella es tu llave” nos ofreció supuestamente el sistema de identificación más seguro para votar hasta la fecha, pero es importante aclarar a la ciudadanía como funcionó este sistema y cuál es la realidad y los escenarios técnicos de su funcionamiento.

¿La cédula nunca fue un documento confiable?

El poder electoral es el nuevo garante de la identificación civil en el país y al relegar a la capta huellas la posible identificación del votante es un reconocimiento de que nuestro documento principal de identidad en Venezuela, o no vale para nada, o bien no es lo suficiente confiable para una identificación plena. Son varias las denuncias que hemos realizado desde hace años sosteniendo que el documento de identidad venezolano tiene mínimos elementos de seguridad para evitar su falsificación. La versión de la cédula en cuyo título se leía “REPUBLICA DE VENEZUELA” y cuyo soporte era papel fotográfico, tenía bajo relieves en su plastificado. No podemos olvidar el problema de fondo de otorgamiento de cédulas en operativos especiales sin conexión a las bases de datos y sin verificación por parte del SAIME (antigua ONIDEX) donde con una supuesta fotocopia de la cédula anterior te renovaban la cédula. La banca es testigo de los cientos de miles de documentos falsos que circulan en el país.

¿Cuál es el tipo de sistema CAPTAHUELLAS del CNE y como funciona?

Según declaración de la rectora Tibisay Lucena estaban poniendo a tono el sistema AFIS. El AFIS tiene dos versiones principalmente la versión para investigaciones criminales y la versión civil. La primera se utiliza para identificar huellas de delincuentes encontradas en los sitios del suceso. Esta identificación se hace contra una base de datos de huellas dactilares de delincuentes. El AFIS civil se utiliza con fines de control de identificación de toda una población.

El sistema AFIS civil está constituido por un conjunto de herramientas de hardware y software que implementan lo que informática se conoce como una base de datos. Los dispositivos de entrada y salida de datos están conformados por escáneres convencionales para inscripción de personas a través de las impresiones dactilares que le fueren tomadas en papel o escáner directos que toman los dibujos (dactilogramas naturales) de los pulpejos de los dedos (inscripción en vivo).

Componentes del AFIS

El sistema informático tiene varios componentes: 1) Una base de datos (relacional) en la que se registran: nombres, apellidos y fecha de nacimiento que como conjunto son altamente individualizantes, toda vez que la correspondencia de nombres, apellidos y fecha de nacimiento idénticos en dos personas es casi imposible en una población votantes como la nuestra. A esta individualización se suman las impresiones dactilares y la fotografía del rostro, que en un futuro debería agregarse como método de identificación biométrico para evitar fraudes (Los nuevos sistemas del ingreso automatizado al país del aeropuerto de Maiquetía tienen un nuevo paso de reconocimiento facial).

¿Cómo funciona el AFIS civil?

En una primera fase se deben registrar a todos los votantes. Para esto el CNE debía registrar a todos y cada uno de los votantes por el procedimiento directo en vivo o el indirecto. De una manera descarada se ha reconocido que los mismos procesos de votaciones anteriores se han utilizado para formar la base de datos de huellas de votantes, es decir, que un acto de votación en el que se duda de la identidad de los votantes se han tomado como ciertas las huellas presumiendo que todas las cédulas presentadas son válidas, obtenidas sin fraude. En nuestra opinión la incorporación de impresiones solo debe producirse en actos especiales de otorgamiento de nuevas cédulas y/o renovaciones.

Cuando se registra a cada nuevo votante, el sistema debe realizar un chequeo de estas “nuevas huellas” y confrontarlas con todas y cada una de las huellas registradas anteriormente para no crear registros duplicados, es decir para no tener votantes registrados dos veces con distintas identidades, lo que hace a esta fase del proceso la más importante y la más sensible para los procesos de autenticación que se pretenden aplicar el día de las votaciones.

Esta fase del proceso es tan delicada que debe ser supervisada por expertos dactiloscopistas en el caso de que el sistema arroje una alarma de que una persona ya estaba registrada previamente, y en este caso, un experto en dactiloscopia deberá confirmar si es un duplicado o no, ya que el mismo fabricante del AFIS reconoce una margen de error en la identificación de un 0.5%.

Metodológicamente, esta fase de la formación debe estar planificada para ello por cuanto se debe controlar. La pregunta inmediata , la de los dos dedos de frente es: ¿Cuando fue que el CNE levantó organizadamente esta base de datos con la que se compararan las huellas cada día de elecciones?.

Partiendo de la hipótesis que de que se han usado los datos del SAIME de cedulación y /o la de registro de nuevos votantes, no servirán a todo evento los datos de los cedulados en operativos por cuanto en los mismos nunca ha habido conexión directa con los servidores del SAIME. En este escenario el AFIS no podía dar respuesta inmediata a los cedulados de presunta duplicidad. En la hipótesis de que la base de datos haya sido levantada durante procesos electorales, tampoco estamos seguros de su efectividad y su posibilidad debido a que el sistema solo puede procesar 80000 registros en 22 horas lo cual hace imposible se haya hecho previamente.

Todo lo antes expuesto nos lleva a la conclusión de que el AFIS trabaja cada día de elecciones haciendo solo funciones de AUTENTICACION uno contra uno, es decir, haciendo cotejo de huella de elector, contra la ultima huella registrada en la última votación o en el momento de cedulación y ello no es garantía de que en la base de datos no existen duplicados que puedan votar varias veces que la máquina los certifique varias veces como válidos.

El CNE debe aclarar el estatus de la confiabilidad y precisión de la base de datos de huellas que pretende aplicar en cada elección, así como su origen, procedencia y si aplicaron o no los mecanismos de control de duplicados en su formación. La ciudadanía debe saber como conformaron la base de datos y como hicieron para otorgar cada cédula en operativos, si los computadores estaban en línea con el sistema AFIS en los momentos de cedulación o votación.

Los partidos deberían pedir auditorias de este sistema antes de aceptarlo como bueno y apto así como declararse cual es su alcance de efectividad tomando en cuenta el proceso de formación de la base de datos. Los partidos le tienen terror a tocar estos temas por presuntamente incentivar la abstención. El miedo el libre pero la verdad solo la encuentran los que usan la lupa de la lógica, la observación y el análisis.